miércoles, 12 de mayo de 2010

ESTE JUEVES UN RELATO:"NOMBRES"















Desde siempre me inquietó el motivo del porque nacemos por lo general con dos nombres,por ejemplo yo me llamo Diego Manuel,aunque he esgrimido muchas hipótesis a través de mi vida,solo una me ha convencido lo suficiente como para justificar este hecho .Paso a contarles:

La historia se remonta a mi primer día de trabajo.
Ese día fue una fiesta en mi casa,trabajo por fin,plata por fin,todos se alegraban.Pero a mi me atenazaban los nervios y comencé a pensar que no tendría todo el día para mì.Bueno me decìa,al menos tendría plata.Compraria muchas cosas que hacía tiempo deseaba,y además no dependería de nadie.No era tan malo si se pensaba bien,asì que haciendo planes fuì a trabajar.Todavìa no era del todo invierno y a la seis de la mañana estaba claro.El cafè con leche se me vino a la garganta.Una larga hilera de gente abufandada corría hacia la entrada.Pero pasò el primer dia.Cuando regresé a casa mis padres me felicitaron.Fue por eso que volví a la fabrica el segundo día y el tercero,y la primera semana y la siguiente,el primer año y el siguiente.Me conocìa de memoria los ladrillos de las paredes y cada baldosa que pisaba cuando caminaba de la parada a la entrada,siempre en fila,sin mirar atràs,viendo solo las espaldas de los que estaban adelante.Fue entonces cuando comencé a encontrarme.Me crucé una vez cuando salía conmigo que entraba.Me sorprendiò aquel tipo con cara tan indiferente y aire tan apurado.Pasè tan rápido que ni me di cuenta que era yo,pero al tiempo no me quedaron dudas,de tanto ir a casa al trabajo y del trabajo a casa había comenzado a encontrarme y aunque eso no parecia peligroso,me causaba molestia.¡Comprenden lo que trato de explicar!.Por ejemplo,el día que decidí casarme estuve en varios sitios al mismo tiempo,en el registro civil,en un bar y en la despedida de soltero.Me vieron en lugares poco santos.”Y eso que se casó hace poco”,decìan las viejas.Pronto las cosas fueron de mal en peor,comprendì que me encontraba con el que había sido ayer,pero al mismo tiempo yo era el de ayer y me encontraba con el que seria mañana.
Un día me hastié y decidí romper con todo.Dejè trabajo,mujer,familia,casa,amigos,amante,ropa,plata y fundamentalmente mi primer nombre,Diego,para irme a vivir a otra parte ,esperanzado que al menos todos,deberìamos tener esa segunda oportunidad.Y entonces recuperè,despuès de muchos años,la paz.Pero algún tiempo después me encontré con uno de la fabrica.Sorprendido con mis preguntas,me dijo que yo seguía yendo todos los días al trabajo,que seguía con mi mujer,que tenía hijo.
Entonces fui a las seis de la mañana a la parada y me puse a esperarme.Cuando bajé del òmnibus,me llamè.Pero me miré con desprecio.Escupí a un lado y seguí de largo rumbo a la fabrica.Corroboré entonces,ese mismo día,que mi segundo nombre,Manuel,el cual usaba ahora,había tenido su fundamento.

Mas relatos en lo de Gus:http://callejamoran.blogspot.com/



Todos alguna vez lo tuvimos o tenemos.

13 comentarios:

  1. Pues menos mal que sólo tengo un nombre, me espantaría encontrarme por ahí en una esquina. UF! Menudo trauma... bueno, o no, igual teníamos una charla interesante y a la otra le iba mejor en todo y era menos ingenua y había aprendido a ser más lista, era más rica. Más guapa no, imposible, je, je.

    Genial tu relato, gracias.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Yo siempre he creído que en cada lugar donde he vivido me he quedado, esperando, esperando... Quizá por eso es que cuando vuelvo me pongo tan contenta. Suelo tener magníficos reecuentros :)

    Muy original el relato :)

    ResponderEliminar
  3. Pues yo entré a un Ciber, y en la computadora que tomé, estaba escrito YONKI, no Diego Manuel... qué pena!! creía que eras vos el anterior usuario...
    Muy buen relato, ahijado, muy bueno!!!
    Un abrazo de jueves entre semana (por aquí adelantado, como nos tienen acostubrados en la madre patria, jajaj)

    ResponderEliminar
  4. Que cantidad de vidas paralelas y nosotros los de un sólo nombre sin darnos cuenta. Por pura envidia paso a llamarme: José Alfredo o Alfredo Miguel, da lo mismo...

    Muy original historia, pero original, original de verdad, felicidades.

    Abrazos, Diego Yonky Manuel.

    ResponderEliminar
  5. Y al final de tanto encontrarte te desencuentras y te largas a Yonky, Diego Manuel. Inquietante y genial ir y venir de la vida, yo me llamo Cecilia y Guillermina, me cayeron dos más además de natalí, pero no los uso, no los recuerdo.
    Un bsito.

    ResponderEliminar
  6. jajajaja estupendo delirio el que has montado!...el deseo de ser otros, distintos de quienes somos, se aviene perfectamente al hecho deportar dos nombres!...por las dudas...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ...ah ya que está, paso a decir que soy Mónica Noemí...dos nombres que me vienen bien en mi dualidad de geminiana! ajjajaja

    ResponderEliminar
  8. De mi nombre, Luis me digo con alguna complacencia que ha sido cortito y, sobre todo muy común.
    Si me observo en un espejo, apenas le ha alcanzado a él mi menosprecio.
    ¡Somos tantos, esos luises aferrados a la idea de encontrar un sitio libre cuando hemos entrado en un vagón de metro! Y a quienes nos gusta siempre tanto el chocolate...

    Tésalo

    ResponderEliminar
  9. Woooooooo, me tienes con los ojos como platos, pero que original, jajaja, eso si que es personalidad bipolar y lo demás es un cuento!!!, me ha encantado la forma de atacar este jueves, sip, sigo con los ojos como platos, he cerrado la boca que por aquí es primavera y ya empiezan a haber moscas, miles de besossssssssssss.

    ResponderEliminar
  10. Tener dos nombres y acabar teniendo dos vidas paralelas, no parece mala solución cuando nos gustaría tener una vida distinta a la que llevamos y a la par conservar esta. ¡Ah, si esto dependiera tan sólo de un nombre compuesto!.
    Original relato perfectamente desarrollado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¿Universos paralelos, el don de la ubicuidad, desdoblamientos múltiples en los que ni uno mismo se encuentra...?
    Si a mi me hubiera pasado no habría desaprovechado la ocasión de ajustar cuentas conmigo mismo.
    Una narración inquietante y borgiana.

    ResponderEliminar
  12. permiteme expresarme a mi manera, y0nky..
    la madre que te pari0000¡¡¡¡ est0 ha estad0 buenisim00000
    esta vez te alab0 la ideaaaa
    sin duda ninguna, muy p0r encima de l0 bien 0 mal, que mas bies bien, que 0 hayas escrit0, a idea es, sencillamente geniaaalll
    mi mas ferviente nh0rabuenaaaa
    medi0 bes0 y medi0 salud0 y0nky...

    ResponderEliminar
  13. Me gusta ese...DESDOBLARSE, magnifico relato que me deja una puerta abierta. Yo tengo dos nombres: Rosa Maria...quien sabe que pasará mañana.
    Un beso

    ResponderEliminar