domingo, 10 de enero de 2010

MAGICA POBREZA EN ESTE HEMISFERIO

Aquí somos pobres,en esta época por lo general todos nos empobrecemos;se reitera año a año,inmensamente pobres y parecidos.Parecidos en actitudes y en estados de animo,me atrevería a decir,rozando a algo parecido a una extraordinaria felicidad.
Esas horas en la que compartimos esta ritual pobreza se nos parece a nuestro estado original,es por eso,creo yo,influya de esta manera la sensación percibida.
Este desparpajo incondicional que insistimos en reiterar,despojados de prendas que nos encorsetan durante meses cumplen esa función a la cual yo llamo empobrecimiento,y es general y además en comunidad,todos,niños,adultos,viejos,al sol,con los pies escurriéndose entre la arena y ese aire cálido acariciando nuestros cuerpos.
Por si fuera poco,a cinco pasos de algo parecido al liquido amniótico que nos supo atesorar y al cual ingresamos por aquellos designios de la naturaleza.




Otro confite de esta nueva generacion de musicos uruguayos para acompañar esta entrada veraniega.

4 comentarios:

  1. ...y sin embargo somos tan ricos!!!!


    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Dos mujeres, se han cruzado en una acera. Una de ellas carga con el carrito de su compra. La otra se ha agitado su abanico mientras ellas dos, se hablaban. Estamos en verano.
    - Nos vamos ahora mismo, en unos diez minutos, a la piscina municipal.
    - Nosotros nos quedamos hoy, en nuestra casa. Ademàs, mi marido esta semana ha vuelto tarde. Despuès de su trabajo, él tiene que atender algunos extras.
    - Algunas veces, nosotros dos, nos hemos dado algùn un paseo.
    - Los viernes, èl y yo, vamos al cine.
    - Vosotros entonces estáis bien.
    - Muy bien, gracias a Dios. En fin, yo me despido.

    Tésalo

    ResponderEliminar
  4. La verdad que en esta época puede que de algún modo nos veamos más iguales, más hermosa y mágicamente pobres, carentes de tantos acilamientos, en la arena, terminamos por mostrar nuestra simple humanidad. Le dejo
    una brisa noctura. Será la misma por aquí, que nos llega, o está lejos de nuestro querido Montevideo?

    ResponderEliminar