miércoles, 30 de junio de 2010

ESTE JUEVES UN RELATO:"ENEMIGO INTIMO"















Yo en esa época era un niño y había muchas cosas de los mayores que aun no comprendía, por ejemplo porque le daban tanta importancia a sus cargos y a sus ocupaciones,y a que era debido el concepto tan elevado que tenían de si mismos.Ellos eran fuertes y eran ellos los que ordenaban y gobernaban.No es que no jugaran.Como nosotros,tenian sus juegos,el de policía,el de soldado,el de banquero.Pero todo con un aire de seriedad e importancia como si las cosas no pudieran ser de otra manera.Todos o la gran mayoría vivían en otro mundo que el nuestro,respiraban otro aire.A menudo no eran mas inteligentes que nosotros;eran simplemente mas fuertes.¿Pero creerse superiores? me era difícil aceptarlo.Recuerdo en el cuaderno que aprendía música había una canción con este asombroso estribillo”Bienaventurados,el que es niño todavía”.A mi me parecía un misterio y me demostraba que había algo que poseíamos los niños que no poseían los mayores.

El arte de mentir y de la diplomacia lo tengo que agradecer a mi segundo curso escolar,en el que mi maestro me demostró que la honradez y la verdad no eran cualidades que habían que exigirle al alumno.Mas adelante conocí maestros dignos y respetables,pero el daño ya estaba hecho. Esto fue el principio del fin.

La vida de los mayores acabaría de caer sobre mi y por llevarme al mundo de los cálculos,de los números,del método,de las profesiones y de los empleos.

En conclusión, algo se había perdido,algo que no acertaba a definir,que echaba de menos,pero que ya no estaba conmigo y que faltaba.



Mas relatos en lo de Gus:

http://callejamoran.blogspot.com/


Acompaño con una cancion infantil(entre comillas) de Maria Helena Walsh:"El reino del revés"

10 comentarios:

  1. Yonky, Peter Pan para siempre en el país de Nunca Jamás, !imposible! Te atrapa el pirata pata palo del maestro, te engaña el del parche para que veas y pienses lo que conviene, un día te conviertes en bucanero despiadado, enemigo de la infancia que fue juego, aprendizajes, cierta sabiduría inquisitiva. Nos lo cuentas atrapándome en ese inexorable viaje, todos lo hicimos. Luchar contra galernas de tedio, de pesimismo, de inercia, es otra batalla que hay que luchar. Tus palabras, convincentes, excelentemente trazadas, me convencen de ello o un buen día no sabremos a ciencia cierta lo que perdemos.
    !Salve!

    ResponderEliminar
  2. Ir descubriendo que "los grandes" no son perfectos ni ejemplares es un aprendizaje que se torna doloroso...más aún cuando la desilusión implica descubrir que ya somos nosotros los "grandes" simuladores.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Esos a quienes respetábamos y casi temíamos; esos a quienes veíamos tan sabios y parecía que nunca se equivocaban, porque los padres y los maestros nunca se equivocaban. Pero el tiempo pasó, y llegamos a su edad y nos equivocamos. El daño ahora no cuenta pero entonces contó, se coló en nuestra mente y dejó cicatriz en la piedra de la vida. Nos marcó y no podremos pasar página porque hay páginas que se resisten a pasar, ni aunque las empujemos con fuerza o tratemos de arrancarlas del libro vivido.

    Mucho me ha gustado, amigo. Bravo!

    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. hola....me pase por lo de gustavo y vi tu página, me metí, leí tu relato del jueves y la verdad que me pareció tremendo...algo así como justo para mí...ayer estaba pensando en esto exactamente, no se me hubiera ocurrido nunca pensar así el tema... nuestro enemigo íntimo...es verdad! Como la canción de León Gieco, esa que en un momento dice "menos mal, que nunca la tenga, la experiencia de robar, menos mal que nunca la tenga, la experiencia de mentir"...
    Al final somos nosotros quienes terminamos de destruir el mundo...
    te invito a pasear por mi blog www.gastondavale.blogspot.com
    un saludo! ya te agrego a mis favoritos!

    ResponderEliminar
  5. La vida nos va arrancando las más hermosas plumas y nos va poniendo plomo en las alas, dejamos de volar, y nos convertimos en seres que se arrastran por el polvo, pero a veces es posible sacudirnoslo y soñar, imaginativa propuesta para este complicado jueve, perfecto, miles de besosssssss.

    ResponderEliminar
  6. Hola Yonky

    Perder la inocencia en edades tempranas es una tragedia que ningún niño debería vivir. Con los años, como bien dice Sus, la vida ya se encarga de mudarnos las plumas.
    Quien es capaz de darse cuenta conserva el niño que fue en su interior.

    Un placer compartir jueves contigo.
    Hasta pronto :)

    ResponderEliminar
  7. Aprendes demasiado tanto que se pierde esa inocencia, que lastima verdad?
    Excelente relato me gusto mucho.
    Primavera

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  9. Estas son la ingenuidad y la confianza en mi prójimo de primeras. Estas "peculiaridades" en mí, desafortunadamente, no las he perdido nunca.
    Así me ha ido de mal, por lo demàs, en mi trato con la gente, en estos tiempos.
    No. Ya no me interesa tanto ir a ver una película.
    La evasión, ya no me ha calmado. Tira más la calle, que e
    ese silencio y esa oscuridad, que se han dado en una sala de proyecciones cinematográficas.
    Sin esmbargo, a veces, te traiciona una esperanza. Una alegría.


    Tésalo

    ResponderEliminar
  10. enemig0s intim0s...
    y0 titularia el relat0 tuy0, teniend0 en cuenta el titul0 del jueves, el amig0 que deje...ser c0nsciente de que la may0ria de adad se n0s avecisna...ser c0nsciente de que la niñez se n0s fue...ser c0nsciente...anda, ynky, mira tu p0r d0nde, la c0nsciencia misma es una nemiga nuestra en un m0ment0 dad0...y c0m0 te daras cuenta, est0y divagand0 a raiz de l0 que me sugiere tu relat0..
    y esta divacaci0n de la c0nsciencia de un0 mism0...ser c0nsciente de un0 mism0 es en si mism0 p0seer al enemig0 en casa...
    salud0s y medi0s bes0s, y0nky.

    ResponderEliminar