miércoles, 8 de septiembre de 2010

ESTE JUEVES UN RELATO:"JUEVES DE MUSICA"














El aroma del mediodía recorre de lado a lado las azoteas,las salsas borbotean en ollas esperando las pastas domingueras.Aqui tomillo,5 hojitas de laurel y un chorrito de vino tinto y la cuchara de madera que revuelve ingredientes mientras ese vaho impregna glandulas olfativas,sin contar las gustativas que segregan saliva inconscientemente.Y de pronto allá lejos,el chas chas de la madera, súbitamente el cuerpo se detiene,aguza su oído,se bate unos minutos a duelo,y al fin decide,apaga el fuego y dice:¡la comida puede esperar!.Sorbe su ultimo trago de vino,carga mujer y tamboril y va,va hacia el lugar donde se gesta ese sonido,¿Quién lo llama?¿que lo llama?,lo busca,lo encuentra,la comparsa ya partió,baracatum,baracatum,busca un espacio,el sabe que siempre los hay y pega su primer golpe en la lonja mientras ese amasijo de carne y nervio comienza a vibrar igual que el de las mujeres cuyas piernas y brazos pareciesen que huyeran al compás del borocotó.

La concentración del hombre impera,igual que el mejor de los concertistas expresando su arte.No hay espacio para el error,venas y arterias deben henchirse para no perder el ritmo y si a las cuadras las manos sangran,¡que sangren! a esta altura,ya están inmunes al dolor.No hay distracción,hay que atender los gestos de los que van a nuestro lado,ser solidarios si decaen, redoblando aun mas nuestro esfuerzo para darles ánimo con un ¡VAMO ARRIBA!.

Y en las veredas las familias aplauden y todo es alegria,todo es entusiasmo en el barrio.


A su vuelta,el cuerpo saciado,festejará en la mesa,el regocijo de estar vivo.




Cuerdas de tamboriles,se recomienda volumen al mango y dejarse llevar por el chas,chas,chas




Asi lo expresa Mariana y su séquito.
"Senti hermosa la vida,hermosa la muerte,el candombe es asi"
"Candombe,sos la esperanza que el racismo vaya a la ruina"
Gus le pone el ritmo:http://callejamoran.blogspot.com/




15 comentarios:

  1. Me ha recordado a las fiestas qeu se hacen tambien por aqui, sobre todo en agosto donde te invitan a disfrutar de una velada en la playa con musica, bailando y al final todos al mar, para despues cenar en los restaurantes que hay tan cerca de la playa que prepara todo en grandes barbacoas.
    Muy buen relato, me gusto mucho.
    Primavera

    ResponderEliminar
  2. !VAMO ARRIBA! hasta sangran las manos como en Calanda de Buñuel a golpes con los palillos en la piel del tambor, horas y horas.
    Olores profundos sábiamente aderezados, sabores en el paladar y en las pieles al cobijo de la luz dorada. !Fiesta! se mueve el cuerpo y hasta el alma.
    Siempre es muy gustoso leerte y con música mejor. Sabrooosa alegría, Mariana !ave!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Nada que ver, con lo que yo haya vivido. Aquì está reglamentado el hecho de la creatividad en sí y mucho màs jerarquizado.
    Por lo demàs, han existido desde siempre, por razones de seguridad ¡y que no falten! esas vallas metálicas entrelazadas y su ¡no por aquï!
    Claro que ha existido una llamada, a la que yo habría acudido habiendo dejado por un rato la preocupaciòn por mi comida.
    Alguna vez, como ahora mismo con este telato tuyo de tanta impresiòn, siento desde mi interior una íntima necesidad de acudir con los demás.
    Pero, ese lugar, excepcionalmente sí en alguna verbena de barriada, alguna vez al comienzo inesperadode una actuaciòn de un grupo, sinceramente aquí, no existe.

    Tésalo

    ResponderEliminar
  5. El domingo voy por tu casa al mediodía. Llevo una flauta bien crocante y probamos el tuco, cómo va. Imprescindible antes de comer oir la murga!! Ta?
    BUENÍSIMO. un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Y es que yo no concibo una buena comida sin una buena musica de por medio jeje.
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Tuve oportunidad de estar en tu tierra en un Canaval y pude comprobar ese sentir intenso y auténtico del candombe surgiendo de la gente sencilla de pueblo. Ese verano también lo vi al Negro Rada cantando en las plazas y en las playas. La magia se contagiaba minuto a minuto y al final toda la gente (hasta los más tímidos) saltábamos y bailábamos al compás.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Yonky:

    Tu texto me ha recordado al bramor de los tambores de Calanda, aunque estos resuenan en Semana Santa, que es un tipo de celebración más introspectiva.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué tremenda urugayosidad! Qué bien relatado algo tan dificil de explicar. Vamo arriba la celeste.
    Me encantó, hermano.

    ResponderEliminar
  10. Al principio del relato empiezas a mover los pies como en una invitación espontánea, luego la cintura, tomado posiciones, al momento cargas mujer y tamboril (genial) el asado puede esperar,, los brazos se descolocan, aquí es donde te equivocas con las teclas, corriges y sigues el ritmo... Que locura.

    Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
  11. Pasas del guiso a la música, y los dos nos llegan, la primera la olemos, casi la degustamos, y la segunda nos entra por los oídos. ¿Podemos apuntarnos a las dos?

    ResponderEliminar
  12. Debe ser curioso el ritmo que se puede sacar a través de estos objetos. La comida en las fiestas también es muy importante, donde esté un buen plato de comido amenizada por una buena música que se quite lo demás.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hola Yonky
    Huelo el aroma del guiso desde aquí y huele fenomenal, pero me llega el retumbar de los tambores y no puedo por menos que seguirlos para ver donde me lleva ese ritmo.
    Un beso de Mar

    ResponderEliminar
  14. Hasta a los tímidos, como dice Neogeminis, el rugido de los tambores nos equilibra el latido del corazón.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. hay, creo, tengo esa idea, aca en españa una epoca, la de semana santa, en la que la musica ...amen del silencio y de mismo paso...pero tambien la musica, embarga al gentio hasta casi un extasis....
    medio beso.

    ResponderEliminar